ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

Trabajar mucho o trabajar con inteligencia


"No hay nada más agotador que tener un trabajo eternamente por terminar".

William James.


Claro que puedes trabajar mucho, sin embargo seria mucho mejor si trabajas con inteligencia.


Trabajar implica la realización de una labor que conlleva un esfuerzo para quien la realiza. La clave es saber si ese esfuerzo es realizado con gusto o no. En promedio más del 90 % de las personas realizan trabajos o labores que no las satisfacen, ni despiertan en ellas su creatividad. Por consiguiente menos del 10% son afortunados de poder realizar una labor que no significa trabajo, pues no es un esfuerzo sino un placer realizarlo.


Este 10% de afortunados han logrado conocerse como persona y a su vez han identificado una labor que es de su agrado y por lo tanto los motiva e inspira. Al unir estos dos aspectos la satisfacción por lo qué hacen les permite realizar una labor sobresaliente.


Sin embargo, aún si no eres de ese 10% de favorecidos por no haber podido conectar tu yo con lo qué te agrada hacer, puedes aún hacer lo qué haces, de una manera inteligente y aunque no te sentirás totalmente pleno, si te sentirás mejor haciéndolo y obtendrás buenos resultados.


Si sientes que te esfuerzas y te cuesta avanzar para obtener resultados, estás probando lo que es trabajar mucho o duro, pero probablemente no lo haces con inteligencia.


Cuando trabajas con inteligencia, sientes que eres eficiente y productivo, el tiempo te rinde y logras rápidamente resultados. Estás de alguna forma, aunque a veces no consciente, siguiendo la ley de Pareto, es decir con un 20% de esfuerzo logras un 80% de resultados. Esto es trabajar con inteligencia, obtener mejores resultados con un menor esfuerzo.


Para conseguirlo, se debe primero ser consiente de que no trabajamos inteligentemente, para así poder cambiar y hacerlo de esa manera.

Existen algunas formas de lograrlo, que si las conviertes en hábitos, mejoraras sustancialmente tus resultados y con ello tu satisfacción personal.


Veamos cuáles son:


1. Identifica tus puntos fuertes y céntrate en ellos, así lograrás ser más eficiente. Si algo se te facilita de forma natural, desarróllalo y conviértelo en una destreza a través de la práctica. Esto te ayudará a lograr mejores resultados.

2. No es necesario hacer todo bien, pues consume mucha energía; identifica que es lo más importante y hazlo bien. El resto conque lo hagas adecuadamente será suficiente.

3. Realiza una lista de actividades, pero identifica primero las realmente importantes y dedícate a ellas, el resto de actividades atiéndelas cuando tengas algo de tiempo.

4. Realiza al comienzo del día laboral, los temas más importantes. Después atiende el resto.

5. No te quedes solo en tus sueños o deseos, pasa del pensamiento a la accion. Solo la accion te lleva al resultado.

6. Recuerda que no podrás mantener tu atención alta en algo por más de 90 minutos. Por lo tanto has descansos de 15 minutos cada periodo de tiempo.

7. Mantén un balance entre tu trabajo y tus demás actividades personales, ambas son importantes y necesitan de ti.


Nunca olvides trabajar inteligentemente y claro no dejes de tratar de pertenecer al 10% de los afortunados que ya no trabajan, se divierten.


#Artículos