ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

Rusia y su sistema político-económico


La actual Rusia, era una parte de La Unión Soviética, oficialmente conocida como la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que fue un Estado federal de repúblicas socialistas que existió de 1922 a 1991 en la parte asiática de Europa. Utilizaba Como moneda el “Rublo soviético” y Era considerada una Dictadura Totalitarista y es en la actualidad, el país más grande del mundo.


Ante el colapso de la poderosa federación en 1991, la misma se dividió en varias republicas y el poder fue heredado principalmente por Rusia, al ser la que mantuvo su poderío militar atómico.


Rusia en la actualidad posee un sistema de gobierno parecido en su forma a una democracia con tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial. Sin embargo de fondo mantiene un sistema dictatorial, pues todos los órganos tanto legislativos y judiciales, dependen de órdenes discretas, emanadas del el poder ejecutivo.


Rusia sin embargo a tratado de semejarse a un país capitalista y demócrata; por una parte celebra elecciones, tramita leyes y el sistema judicial funciona aparentemente de forma independiente. Lamentablemente estas acciones son intervenidas por el ejecutivo, impidiendo una real independencia de poderes.


Por otro lado se asemeja a un país capitalista, posee una economía mixta de mercado, en la cual la economía está mayormente privatizada, salvo áreas consideradas estratégicas por el gobierno conservando estás en manos del estado. Posee un sistema bancario regulado y con banco central, reconoce la propiedad privada, y existe el acceso al mercado de capitales… "


Su economía está principalmente apalancada en productos básicos, como el petróleo y el gas de los cuales obtiene grandes ingresos por su exportación. Es un importante protagonista de esos dos mercados y está catalogado como uno de los países con más multimillonarios. Sin embargo toda la apariencia de capitalismo y democracia, es desdibujada por la manipulación de una clase dirigente que posee realmente el poder, político y económico, toma las principales decisiones y se lucra de cuantiosos recursos económicos. Por eso es considerado como un país “capitalista de pocos” es decir una cleptocracia, según expertos economistas y políticos.


En un comienzo hacia los años 90, Rusia, según comentarios de diplomáticos extranjeros, era manejada por grupos cercanos al presidente, en cada uno de sus sectores económicos, logrando enriquecerse y crecer su poder, todo bajo el control del presidente. Inicialmente cuando se acabó la Unión Soviética y se llegó a la necesidad de constituir cada uno de las republicas de la unión, en países independientes, se vio la necesidad de determinar cómo hacerlo. Fue así como en el caso Ruso, se privatizaron las principales empresas estatales, proceso que fue manipulado para favorecer a amigos del gobierno y que lógicamente se convirtieron en los grandes multimillonarios de Rusia que hoy poseen grandes fortunas y se les llama los oligarcas.


Posteriormente y ante la necesidad del estado de contratar los servicios de estas grandes empresas privatizadas, el estado acedía a sus servicios a tarifas más altas del mercado, las cuales daban margen para prestar el servicio, pero también para agradecer económicamente al funcionario del estado que asignaba el contrato. También se dieron casos de convertir nuevamente en estatales, a algunas de estas empresas privatizadas, que fueron consideradas estratégicas, creando prácticamente monopolios en ciertos sectores.


Estos sistemas cleptocráticos implementados han llevado a detener el avance industrial de Rusia, dado que al ser industrias protegidas, por las componendas políticas, están aisladas de competencia, haciéndolas menos eficientes, innovadoras y diversificadas, y por otro lado al ser privados los que mayormente manejan las exportaciones, estos prefieren dejar sus capitales fuera del país, lo cual no permite una mayor reinversión industrial en tecnología, investigación y desarrollo.


Sin embargo, aviones, yates, vehículos de superlujo, propiedades millonarias, inversiones en mercado de capitales, etc. Son algunos de los privilegios de esta nueva clase social de oligarcas tanto privados como empleados públicos. Existe un acuerdo tácito en el cual el oligarca privado no se mete en los asuntos públicos manejados por el estado. Así cada uno se mantiene en su campo, evitando roses inconvenientes. De hecho, el interés político demostrado por oligarcas privados, ha sido duramente castigado por el Kremlin a tal punto de despojar de riquezas y poner en la cárcel a aquellos que osan disputar el poder político. Según un índice que determina la cantidad de millonarios que derivan sus fortunas por su cercanía al estado, Rusia ocupa el primer puesto, pues el 70% de 120 multimillonarios están en esta categoría. Estas fortunas equivalen al 28% del PIB del país.


Rusia posee una fuerte economía basada en recursos básicos, es el tercer productor y el segundo exportador de petróleo a nivel mundial, posee la segunda mayor reserva de carbón del mundo. Provee el 40% del gas natural que consume Europa, rico en tierras y productos agrícolas tales como trigo, maíz y aceite de girasol, siendo uno de los principales proveedores de estos productos a nivel mundial.


Sin embargo, esta misma dependencia de recursos naturales (petróleo y Gas) y agrícolas, son su misma debilidad económica, toda vez que sus crecimientos y decrecimientos económicos estén muy sincronizados con las fluctuaciones de los precios internacionales del gas, petróleo y carbón.


La invasión de Rusia a Ucrania llevó a occidente, en defensa de Ucrania, a utilizar una estrategia económica en lugar de militar, para evitar una tercera guerra mundial de nivel nuclear. Occidente conocedor de las debilidades económicas Rusas, ha implementado una serie de medidas económicas que tienen ahorcada la economía rusa.


La expulsión de los mayores bancos del sistema Swift, congelación de reservas del banco central ruso en otros países, la salida de más de 300 empresas multinacionales occidentales, el embargo de bienes a oligarcas rusos, han llevado a que el valor del rublo frente al dólar haya caído en un 40%, se prevé una caída del PIB del 7%, estos efectos económicos y otros adicionales que vendrán, seguramente llevarán a terminar la guerra que se inició por intereses políticos.


Esperemos que así sea, pues la sociedad civil de Ucrania está siendo eliminada de una manera difícilmente vista en la historia de la humanidad.


#Artículos