ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

¡Privacidad, la gran sacrificada!


El desarrollo tecnológico desafortunadamente implica una disminución de la privacidad del ser humano.


Varios ejemplos llevan a este escenario. Por un lado, el desarrollo de la inteligencia artificial requiere información para poder funcionar y lograr con ello poder determinar tendencias, comportamientos, nuevos escenarios, etc. Todo esto se basa en información y mucha de esta se relaciona con las actividades, comportamientos, pensamientos, gustos, etc. Del ser humano. De otra manera sería imposible realizar esos análisis. Esto significa menor privacidad.


El desarrollo tecnológico dirigido a la seguridad, también requiere mucha información del comportamiento, actuaciones, socialización, y seguimiento del ser humano, y esto también afecta la privacidad.


Los desarrollos de las vacunas contra el COVID - 19, requiere de pruebas en humanos y seguimiento de estos para determinar el impacto de las mismas, y esto también afecta la privacidad, aunque en este caso es autorizado por cada persona.


Las actuaciones de las grandes tecnológicas también han disminuido la privacidad, aunque las políticas de cada una difieren en este aspecto.


Apple se ha distinguido por ser una empresa que protege la privacidad de sus clientes y esto ha sido una de sus mayores preocupaciones, la cual es reconocida por el mercado y traducida en fidelidad de sus usuarios.


En concordancia con esto, la empresa ha desarrollado herramientas que le permiten proteger los datos de sus usuarios, evitando potenciales rastreos, si como limitar la recopilación de los mismos.


Googlee empieza a preocuparse por esto y ha iniciado a limitar la recopilación de datos, el seguimiento de las aplicaciones y el desarrollo de herramientas para incrementar la privacidad. El grave problema para los usuarios de android es la muy reducida privacidad que posee el sistema operativo de Google.


Debemos recordar que con intereses comerciales, se han presentado varios casos como el de la famosa “Cambridge Analytica relacionada con Facebook”en los cuales, múltiples aplicaciones realizan seguimiento y obtención de información de las actividades de los usuarios.


Lo anterior ha llevado a que Google cambie su política y se asemeje en su actuación a Apple.


Google y Facebook manejan el 60% de los ingresos generados por publicidad Online, constituyendo prácticamente un monopolio al respecto. Es un negocio multimillonario que implica una alta obtención, análisis y manejo de información privada de los usuarios.


De hecho el New York Times reveló un contrato entre estas dos empresas en el cual acordaban colaboración mutua para mantener esta situación.


Esto representa un caso muy delicado no solo de potenciales prácticas monopolicas, también de manejo de información privada, el cual está siendo investigado por un juzgado de Texas y que podría terminar en potenciales multas millonarias.


De hecho Apple dentro de su política de protección de la privacidad de sus clientes, desea que se restrinja el seguimiento de información que realizan múltiples aplicaciones y en concordancia con esto obligará a los desarrolladores que informen a sus usuarios si sus aplicaciones realizan esa recopilación de datos. Así, es el usuario el que decide antes de usar la aplicación, si lo permite o no.


Cómo vemos, solo la ética de estas grandes tecnológicas será la que nos proteja para mantener algo de privacidad.


Por lo pronto, Apple es la que lleva la delantera y esto lo aprecia el Mercado permitiéndole obtener mayores ventas y rentabilidad. (Que!)


#Artículos