ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

Los más grandes versus las más grandes


Londres en estos días esta siendo la sede de una de las mas importantes reuniones del G7 (Grupo conformado por EEUU, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia y Canadá), de los últimos años.


La reunión toma importancia por la casi inminente decisión del grupo, de acordar un impuesto global del 15% para las empresas o grupos de empresas, multinacionales. El gobierno de USA había propuesto antes un impuesto único del 21% y después bajo al 15% que se discute hoy, tratando de generar un acuerdo.


El tema no tiene precedente, y esta enfocado a que los gobiernos garanticen un mínimo de impuestos de estas empresas, que por su tamaño, conocimientos y amplitud de mercados en los que se mueven, logran disminuir el pago de sus impuestos, al favorecerse de normas de cada país o región. Esta normativa va enfocada a lograr que las multinacionales, paguen impuestos mas justos, que permitan a los gobiernos donde operan, recolectar fondos para poder llevar adelante sus planes de inversión y gasto. Es decir que paguen los impuestos correspondientes, en los países donde obtienen beneficios. Normalmente estas empresas ubican sus oficinas principales en países de bajo impuesto y cubren con esta facilidad sus operaciones en otros países, logrando reducir en forma importante el pago de los mismos.


Esta es una pelea entre grandes, pues, así como el acuerdo es entre 7 países de mucha importancia a nivel mundial, y seguramente implementado por mecanismos como el de la OCDE, ONU, etc., impacta a su vez, empresas que por sus tamaños son tan grandes como países y su acción global les da un poder también bastante amplio.


Sin embargo, las multinacionales no están solas, varios países con economías liberales y atractivas, que atraen una gran inversión a sus economías, gracias a bajos impuestos que favorecen a las grandes empresas, entraron en alerta. Hungría, Irlanda, Canadá, Hong Kong y Singapur serán los más afectados, Budapest por su parte acusa a Washington de "amenazar su soberanía fiscal”, y Hong Kong y Singapur impulsarán más beneficios para atraer empresas estas empresas.


En Hungría la tasa impositiva estaba en el 19% y el gobierno del presidente Viktor Orban, la redujo al 9% para atraer inversión extranjera. Por lo tanto, calificaron la propuesta de USA una “violación de su soberanía”


Irlanda otro de los países afectados, posee una tasa impositiva para sociedades del 12.5%, debido a esto logro atraer empresas como Microsoft, Google, Pfizer, entre otras, logrando con esto un alto crecimiento económico.


Canadá también se vería afectada al tener una tasa del 15%, por lo cual la propuesta de su poderoso vecino, afectaría ese atractivo. Sin embargo, este país apoya la política de USA.


Por su lado Hong Kong, cuyo crecimiento histórico ha sido muy admirado, basa el mismo en la alta inversión extranjera, lograda gracias a una tasa del 16.5% para las empresas. Ante esta propuesta, ha prometido impuestos aun mas bajos a futuro. Sin embargo, la competitividad de Hong Kong se mantendría pues además posee políticas tales como, no exigir impuestos sobre ganancias de capital, dividendos o ventas. Siendo además poseedora de una de las mas avanzadas legislaciones mercantiles del mundo.


La perla del pacifico, Singapur, poseedora de una tasa impositiva a empresas del 17%, también prometió mantener atractivos fiscales para las multinacionales a través de subvenciones, préstamos e incentivos para empresas extranjeras. lo anterior y teniendo en cuenta su reputación como centro de las empresas más innovadoras del mundo, mantendrán al país siendo competitivo.


Recordemos que fue el presidente Donald Trump, en 2017, que puso a los Estados Unidos como único en el escenario mundial con su impuesto mínimo del 10,5% sobre las ganancias extranjeras para las empresas. Esto combinado con una bajada de impuestos histórica para las empresas norteamericanas, contribuyó a la re-localización de las mismas en territorio americano


Esto nos recuerda la gran diferencia del manejo fiscal entre el partido Republicano y Demócrata de los Estados Unidos, al igual que en la mayoría de países del mundo. Los primeros basan sus políticas en reducción de impuestos e incentivos fiscales como base del crecimiento económico, los segundos lo basan en el aumento de impuestos y crecimiento del gasto.


Este acuerdo fiscal también llevara un modelo medioambiental estándar para que estas grandes empresas también declaren su comportamiento con relación a este importante tema. El acuerdo fiscal-ambiental será llevado a la reunión del G20 a realizarse en Venecia en el mes de Julio, para lograr su apoyo.


¿Qué opina, esto ayudara al mundo a salir de la crisis o por el contrario lo afectara aun mas?



#Artículos