top of page

ARTÍCULOS

  • Foto del escritorFernando Hernández Q.

¿Los inventores nacen o se hacen?


Es una interesante pregunta que podría llevarnos luego de un análisis de la historia, a determinar que nacen, pero también se hacen.


Cuando nacen, es el resultado de su propio talento que los impulsa a crear e innovar y con ello logran sus inventos. Sin embargo, también cuando se hacen, es referente a que el medio, la economía, la situación donde viven y el enfoque de sus actividades, privilegian esa creatividad e innovación y permiten la generación de sus inventos.


Gran reconocimiento merecen los inventores, pues han sido ellos principalmente, los que le han permitido al mundo desarrollarse, social y económicamente. No todos han sido famosos, pues diferentes situaciones del destino así lo ha querido. Mas no por ello no merecen ser reconocidos.


En este artículo de Aishatino, conocerán a 7 inventores muy importantes pero poco conocidos, que cambiaron sectores como la electrónica, la aviación, el automovilismo, las comunicaciones, la medicina y la física. Su característica común: Ser judíos.


Estos 7 inventores judíos del siglo XIX probablemente cambiaron tu vida

Aishlatino, por Rav Ken Spiro

Y hay una razón por la cual nunca escuchaste hablar de ellos. El impulso judío por innovar es tan viejo como el mismo pueblo judío. Comenzó con Abraham hace 3.700 años, cuando introdujo a la humanidad al monoteísmo, probablemente la idea más transformadora de la historia. Lo vemos en la cantidad de judíos que recibieron el Premio Nobel, representando un 22% del total desde 1901, a pesar de ser sólo un 0,2% de la población mundial. Y lo vemos en Israel, la nación Start Up. Israel es el país más innovador per cápita en el mundo. Es algo que siempre estuvo presente, pero durante muchos siglos fue difícil verlo. Durante siglos, el exilio, la persecución y la discriminación oprimieron el espíritu innovador del pueblo judío. Pero esto nunca desapareció.


La emancipación de los judíos en Europa comenzó a finales del siglo XVIII con la aprobación de leyes concediendo a los judíos derechos civiles y equidad legal con otros ciudadanos. Estas leyes brindaron a los judíos el derecho de practicar su religión, trabajar en la mayoría de las profesiones y ser dueños de propiedades. El proceso de emancipación fue gradual y en algunos países, como Alemania en donde la emancipación comenzó después de las Guerras Napoleónicas en 1812, no se completó hasta fines del siglo XIX. Finalmente les permitieron a los judíos entrar en profesiones, estudiar en las universidades e involucrarse en comercios que previamente les estaban vedados.


Esta nueva libertad desató una ola de energía creativa y espíritu emprendedor entre los judíos de Europa Occidental, llevando a muchos de ellos a seguir ambiciosos proyectos e invenciones. El siglo XIX vio un flujo de innovación e invención, con la creación de muchas ideas y tecnologías revolucionarias. Aunque Alemania es conocida por sus muchos grandes inventores, lo que es menos conocido es el significativo número de inventores judíos alemanes que hicieron importantes contribuciones al mundo.


Aquí hay siete inventores de quienes probablemente nunca has escuchado:

  1. Heinrich Rudolf Hertz (1856-1894): Ondas electromagnéticas. Fue el primer científico que probó la existencia de las ondas electromagnéticas. Su trabajo sentó las bases para el desarrollo de la comunicación inalámbrica y es ampliamente considerado como el padre de la radio moderna. Hertz –la unidad de frecuencia para las ondas de sonido– deriva de su nombre.

  2. Karl Wilhelm Otto Lilienthal (1848-1896): El hombre volador. Fue un alemán pionero de la aviación que se hizo conocido como el “hombre volador”. Lilienthal comenzó experimentando con planeadores en 1892 y fue la primera persona en hacer vuelos bien documentados, repetidos y exitosos con parapentes. También fue la primera persona en controlar la trayectoria de vuelo de un planeador cambiando el ángulo de las alas, usando un timón de cola. Él estableció un récord mundial con un vuelo de 68 metros en 1896. El legado de Lilienthal aún se ve hoy en día en la aviación moderna. Él diseñó y construyó muchas clases diferentes de planeadores, los cuales fueron utilizados para el desarrollo de la aeronave moderna.

  3. Siegfried Marcus (1833-1898): El automóvil con motor de combustión. Es reconocido por inventar el primer automóvil propulsado por un motor de combustión interna. Sus diseños y prototipos fueron desarrollados entre 1864-1888. Fue el primero en usar un carburador y la bujía eléctrica y desarrolló un motor de cuatro tiempos. También patentó varias mejoras para el motor de combustión interna, haciéndolo más eficiente y fiable. Sus inventos tuvieron gran influencia en el desarrollo del automóvil moderno.

  4. Emile Berliner (1851-1929): El gramófono y el micrófono. Fue un ingeniero e inventor judío estadounidense que nació en Alemania y desarrolló el primer disco plano, el disco de gramófono. También se lo reconoce como el inventor del micrófono. Berliner también desarrolló un sistema de grabación de sonido en película que fue la base para el sistema de sonido moderno de las películas. Obtuvo en su vida más de 50 patentes incluyendo el motor rotativo y un prototipo de helicóptero.

  5. Arthur Eichengrün (1867-1949): La aspirina. Fue un químico judío alemán y el inventor de la aspirina, la droga más usada en el mundo. Él descubrió las propiedades analgésicas del ácido acetilsalicílico en 1897. También creó un proceso para sintetizar el compuesto, el cual fue usado posteriormente en 1899 por la compañía Bayer para comercializar la producción masiva de aspirina.

  6. David Schwarz (1817-1892): Pionero de aviación. Fue un ingeniero e inventor judío alemán nacido en Hungría más famoso por inventar el dirigible rígido orientable y el uso de un marco metálico rígido. Su invento fue un paso importante hacia el desarrollo de las aeronaves modernas y se le atribuye ser el primero en construir y pilotear un dirigible con un marco rígido.

  7. Heinrich Gustav Magnus (1802-1870): La ley del Magnetismo. Químico y físico judío alemán, se le atribuye el descubrimiento de la ley de magnetismo. Su trabajo fue instrumental en el desarrollo del motor eléctrico y del generador, y tuvo gran influencia en el desarrollo de la ingeniería eléctrica.

¿Por qué estos inventores no son más conocidos?. ¿Por qué estos siete innovadores inventores judíos alemanes son desconocidos?


Hay múltiples razones. A pesar de la emancipación, muchos científicos judíos alemanes enfrentaron significativas restricciones en Alemania en el siglo XIX. Se les negó membresía en asociaciones profesionales, se les prohibió ocupar puestos docentes en las universidades y fueron excluidos de laboratorios gubernamentales. Varios de ellos sufrieron de mala salud y fallecieron jóvenes, antes de poder desarrollar, patentar o monetizar sus inventos. Con el ascenso de los nazis al poder en 1933, muchos simplemente fueron borrados de la historia.


Heinrich Hertz falleció a los 36 años de una complicación quirúrgica y no pudo beneficiarse comercialmente de su descubrimiento. El hombre que hizo eso con la radio fue Guglielmo Marconi. Otto Lilienthal falleció en un accidente de planeador a los 48 años, pero los hermanos Wright, quienes hicieron el primer vuelo controlado de una aeronave propulsada en 1903 citaron a Lilienthal como una importante fuente de inspiración. Los nazis borraron a Siegfried Marcus de las enciclopedias alemanas como inventor del auto moderno y lo reemplazaron con los nombres de Gottlieb Daimler y Carl Benz, quienes también tuvieron roles importantes en el desarrollo del automóvil. Emile Berliner emigró a los Estados Unidos a los 19 años. Aunque perdió la batalla por la patente de la tecnología del teléfono contra Thomas Edison, tuvo una exitosa carrera como investigador y empresario. Los nazis también hicieron imposible que Arthur Eichengrün disputara la declaración de Félix Hoffman, otro químico que trabajó para Bayer, respecto a que él había inventado la aspirina. Eichengrün escribió por primera vez que le habían quitado el crédito por su invento en una carta que envió desde el campo de concentración Theresienstadt en 1944. Hoy, cuando pensamos en aeronaves, se nos viene a la mente el Conde Ferdinand von Zeppelin, pero la idea se originó con David Schwarz, quien murió de un ataque cardíaco a los 44 años.


Personificando el espíritu judío innovador, estos inventores del siglo XIX cambiaron la forma en que las personas se comunicaban, viajaban y generaban electricidad. Su influencia puede sentirse hasta hoy en día.


Sobre el Autor:


Rav Ken Spiro, originalmente de Nueva Rochelle, NY, se graduó de la Universidad Vassar con un BA en Lenguaje Ruso y Literatura y realizó estudios de postgrado en el Instituto Pushkin en Moscú. Tiene ordenación rabínica de Aish Jerusalem y un Master en historia de la Facultad de Vermont de la Universidad de Norwich. Rav Spiro también es guía turístico licenciado por el Ministerio Israelí de Turismo. Ha aparecido en varios programas de radio y TV como la "BBC", "National Geographic Channel" y "History Channel". Vive en Jerusalem con su esposa y sus cinco hijos, en donde trabaja como conferencista e investigador en programas de kiruv de Aish HaTorá.



تعليقات


bottom of page