top of page

ARTÍCULOS

  • Foto del escritorFernando Hernández Q.

Gucci: ¿Solo una marca de lujo?


Esta marca considerada uno de los grandes imperios de la moda y el lujo, posee una historia fascinante, mezcla de un éxito empresarial envidiable, producto del trabajo y la visión de su fundador; pero también de otros componentes cinematográficos de sus herederos, dignos de una convulsionada empresa familiar, que forman parte de su historia.


El 26 de marzo de 1881, nace en Florencia, Guccio Gucci, hijo de un comerciante italiano, que para ese entonces ni él se imaginaba que terminaría construyendo un emporio del lujo y buen diseño: la casa Gucci. Su marca lleva sus propias iniciales GG, y sería una de las más reconocidas y valiosas en el mundo.


Como era costumbre en su época, los jóvenes desde muy temprana edad se vinculaban a labores productivas, salvo que sus padres fueran ricos y los pudiesen enviar a estudiar. Como ese no era el caso de su familia, Guccio a los 17 años partió hacia Paris y Londres en busca de un futuro económico. Conto con suerte y logro vincularse como maitre, en el muy famoso, elegante y céntrico Hotel Savoy de Londres. Mostrando su interés y disposición para el trabajo, ocupo cargos, como botones, conserje, y ascensorista. Al ser este hotel considerado uno de los más lujosos de su época, era frecuentado por la clase aristocrática de Europa, además de personalidades y políticos importantes. Es ahí donde Guccio logro conocer personalidades como Claude Monet, Marilyn Monroe, Frank Sinatra, Wiston Churchil, Neville Chamberlain, Clement Attlee, Amanda Demetriadi, William Henry Rhodes, George Cleaver, y muchos otros.


Sin embargo, igualmente importante para él, fue conocer de cerca los lujosos equipajes y accesorios de vestir utilizados por estas y muchas otras personalidades. Esto lo llevo antes de dejar Londres para regresar a su ciudad natal, a conocer la famosa fábrica de equipajes “H.J. Cave & Sons, y ver como un negocio familiar era conducido con éxito.


De regreso a Florencia, ciudad conocida por la excelente producción de productos de calidad gracias a su diseño y materiales, estableció su primer tienda de productos de cuero, que gracias a su diseño clásico y calidad de materiales, se vendían a altos precios. Ubicando al negocio en una franja alta del mercado de lujo. Guccio fue ingenioso en su método de fabricación, pues aunque estableció procesos industriales en las líneas de producción, mantuvo la mano de obra de artesanos, y con esto, las técnicas artesanales básicas del manejo del cuero utilizadas en Florencia, dándole al producto excelentes y finos acabados.


Observando lo que otras empresas familiares de diseño realizaban, incluyo pronto a sus hijos, Aldo, Vasco y Rodolfo, en el negocio. Fue así como logro ampliarlo, inaugurando nuevas tiendas en Florencia, Milán y Roma. Sus bolsos, zapatos y mocasines, así como artículos de seda y otros, gracias a su calidad y diseño, lograron un rápido y reconocido puesto en el mercado.


Durante la guerra y enfrentado la escasez de materias primas creadas por el conflicto, Guccio y sus hijos, incursionaron en nuevos materiales, como lonas de algodón, adornándolas con el símbolo de las bandas rojas y verdes que caracterizaron la marca. Fue en 1947 cuando gracias al diseño de su hijo Aldo, se implantó el símbolo de la doble GG, en la marca de la empresa, característico hasta nuestros días.


En 1953 y gracias a la iniciativa de Aldo y Rodolfo, la compañía decide atravesar el océano y llegar a América, para abrir nuevas oficinas y desde allí planificar la expansión en el nuevo continente. Sus mismos clientes, tanto artistas como del jet set, sirvieron para publicitar la marca, gracias a que utilizaban sus productos y con ellos aparecían en sitios de moda y fotografías.


Durante los años 60´s a 90´s, las materias primas utilizadas por la marca se incrementaron, pieles exóticas de animales, lonas impermeables, satén, bambú, piel de ternera y cerdo, fueron utilizadas. Con ello también se incrementó la gama de productos; correas para hombre, juegos de equipaje como el Rolls Royce, relojes, joyas, corbatas, anteojos, etc. En la medida en que los productos crecían y eran vendidos en mayores volúmenes, las copias aparecieron, sin embargo, las imitaciones distaban mucho de la calidad de los productos originales.


Aunque la empresa fue exitosa económicamente hasta los años 80, debió enfrentar los problemas de una empresa familiar, en la cual la participación de la familia, no siempre ayuda al negocio.


En la década de los 80`s se presentaron fuertes disputas familiares por el poder de la empresa, que la llevaron al borde del colapso. La tercera generación entro al mando de la empresa, permitiendo que Maurizio, hijo de Rodolfo llegara a la presidencia, después del fallecimiento de su padre en 1983, despidiendo a su tío Aldo, quien entro en desgracia y tuvo que pagar una pena de cárcel por evasión fiscal. Lamentablemente Maurizio no fue un buen presidente y en 1988, la mala situación de la empresa, forzó a la venta de la compañía familiar a una empresa con base en Barein llamada Investcorp. Posteriormente Maurizio vendio las acciones que le quedaban, y fue asesinado por un delincuente contratado. Delito por el cual su ex esposa, fue condenada y paso 16 años en la cárcel.


Los nuevos accionistas promovieron ejecutivos que estaban dentro de la empresa, y estos con buen criterio, regresaron las oficinas principales a Florencia, disminuyeron el inventario de productos de 20.000 a 5.000, permitiendo mayores controles de costo, menos inventarios de materias primas y mejor control de calidad. Para 1997 la empresa tenía 76 tiendas directas y varias licencias. La recuperación del grupo Gucci, les permitió adquirir otras importantes marcas como, Stella McCartney, Alexander McQueen, Balenciaga, Yves Saint Laurent, Boucheron, Sergio Rossi, Rive Gauche, y Bottega Veneta.


Para el 2003 y a pesar de su éxito, el grupo francés Pinault-Printemps-Redoute (PPR), obtuvo el control del 60% de las acciones del grupo Gucci y renovaron con jóvenes diseñadores y directivos la planta de personal de la empresa. Hoy PPR se denomina el grupo Kering y pertenece al millonario francés, Francois Pinault.


Por su parte Gucci dentro del grupo Kering, es la empresa que mayores ingresos provee. En el 2022 llego a 10.487 millones de euros de ingresos, creciendo con respecto al 2021 en un 7, 7%.


La familia Gucci, fundadores y propietarios del grupo en sus inicios, lamentablemente permitieron que los problemas familiares los llevara a perder el control del negocio. Hoy solo les queda el consuelo de tener un apellido famoso en todo el mundo.


Comments


bottom of page