ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

¡El negocio bancario tradicional está amenazado!


El negocio bancario tradicional consiste en un negocio de intermediación, en el cual el banco toma recursos del público (depósitos a término (CDT), ahorro, etc) y presta estos recursos a quien los necesite, bien sea personas naturales o empresas, obteniendo un diferencial entre la tasa de captación y la de colocación. Diferencial que permite al banco cubrir sus costos de operación y obtener una utilidad.


De acuerdo a las nuevas realidades de los mercados, determinado por diferentes factores, las tasas de interés ofrecidas por los bancos al público por sus recursos, ya son mínimas o inclusive negativas, es decir muy bajas como en Latinoamérica y negativas como Europa, donde el cliente paga al banco porque éste tenga su dinero.


Bajo estas circunstancias el negocio tradicional ya no es negocio. Los clientes buscan otro tipo de inversiones más rentables y la banca que aunque seguramente conservará su papel de sistema de pagos en el mercado, está viviendo cada día mas de las comisiones y menos de los tipos de interés, y eso es más un negocio de gestión de activos que de banca tradicional.


Los resultados de la banca, son engañosos. Miremos el caso norteamericano:


Las principales entidades bancarias de ese país, arrojan utilidades récord, pero con ingresos a la baja, esto gracias a las provisiones del Covid. En el primer semestre del año, los grandes bancos norteamericanos han presentado unos resultados sobresalientes. Sin embargo, los ingresos caen y el margen de explotación presenta una tendencia a la baja.


Miremos en tres de los grandes jugadores como es la situación:


  • Wells Fargo, siendo el mejor del mercado, es la gran entidad de banca doméstica del mercado de US. Pasó de unas pérdidas de US$3.846 millones de dólares a una ganancias de US$9.975 millones. Es de los tres, el único que aumenta sus ingresos en un 6,4% sobre el primer semestre del año anterior.

  • Bank of America presentó un 1,8% de caída en ingresos y un aumento de su utilidad en un 142%.

  • Citigroup obtuvo utilidades superiores en un 300%, sin embargo sus ingresos por facturación caen un 9%.


Estos fantásticos resultados, lejos de ser por su papel de intermediación, son generados por sus ingresos de comisiones y en su mayoría gracias a las provisiones generadas en el 2020, por la pandemia. La caída de sus ingresos si refleja que la intermediación ha dejado de ser la estrella tanto en los ingresos como en los resultados.


Un mercado convulsionado se aproxima, tanto por las amenazas del negocio tradicional, para los bancos, como por el creciente ingreso de las gigantes fintech a este mercado.


¡Anímate!


#Artículos