ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

El café y su valor agregado


Para entender más claramente nuestro tema de hoy, es importante conocer el significado de valor agregado. Este se da cuando se le adiciona una característica o servicio extra a un producto o servicio, con el fin de darle un mayor valor comercial.


Precisamente eso es lo que sucede con el café , que gracias a valores agregados que se le dan, adquiere un mayor valor comercial, muy superior al que se le paga por la libra de café al caficultor.


Recuerdo una vez hace ya varios años, que visite al Vice Presidente comercial de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia. Al ingresar a su despacho, observé sobre una de las paredes de su oficina de por lo menos 10 metros de larga por 2:30 metros de alta, una elegante estantería con por lo menos 100 productos hechos con café. Habían Gaseosas, chocolates, bebidas energizares, bebidas alcohólicas, galletas, café en todas sus versiones, etc, y lo curioso es que No mas de un 5% de estos productos finales eran hechos en Colombia. El resto eran de China, Japón, Italia, Alemania, Inglaterra, USA, y varios países más.


Este es el ejemplo muy claro de valor agregado, con el café producido por Colombia y otros países, se hacían 100 productos más, que son los que se venden a precios mucho más altos de lo que le pagan al caficultor. No basta con Producir el grano, de hecho vale más el valor agregado que se le da, incluyendo el tostado, el envasado y la comercialización y convertirlo en otro producto; es ahí donde está la mayor parte de la utilidad. Por eso los países comercializadores son más ricos que los productores de esta bebida.


Si algo a caracterizado a las economías desarrolladas, a través de sus empresas multinacionales, es darle valor agregado a los productos como estrategia de desarrollar los mercados y con esto aumentar los precios y la riqueza producida.


En el mercado internacional se puede llegar a pagar más de $100 dólares por medio kilo de café. Este es el valor de las conocidas cápsulas de café Nespresso (Nestlé) llamadas "Barista Creations Trio" en la plataforma alemana de Amazon, teniendo en cuenta el contenido en gramos de cada cápsula. Esto es un ejemplo de la distancia entre precios de compra a productores y venta a consumidor final.


A nivel internacional, “medio kilo de café en grano sin tostar costó en enero de 2021 entre $0,65 y $1,05 euros, según se trate de la variedad Arábica o una más simple, como la Robusta. Las cifras proceden de la Organización Internacional del Café (OIC), con sede en Londres.” (DW).


Un Mercado anual de más de $165 mil millones de dólares al año, no es despreciable, de hecho son la cifras de un Mercado muy importante. Sin embargo los países productores de café, de América del Sur, centro America, asia y Africa, solo ganan una décima parte de las utilidades generadas por el negocio. Los grandes ganadores son Europa y Estados Unidos.


Sin embargo no pensemos que lo hecho por países no productores y empresas multinacionales para ganarse el 90% de las utilidades generadas por este negocio, es sin mayor esfuerzo.


“Según un estudio realizado por Investigadores del Instituto de Economía Mundial de Kiel (IfW) que han analizado el comercio internacional del café, han establecido que su volumen se ha cuadriplicado en los últimos 30 años, pero sobre todo a favor de las empresas cafeteras en los países industrializados. Su análisis demuestra que si se desea crear valor agregado, no solo hay que cultivar los granos, sino también ocuparse del procesamiento posterior.”


Estos son algunas de sus conclusiones:


1. "Pero primero hay que invertir", menciona Wan-Hsin Liu, coautora del estudio del IfW. "Los países de cultivo suelen carecer de capital para ello”.

2. “Además estos países tienen poca experiencia con la producción industrial"

3. Se requiere experiencia y dinero para el transporte y marketing del producto.

4. Los granos de Arábica, representan el 60 por ciento de la producción mundial de café, siendo sus principales productores Brasil, Colombia, Etiopía, Honduras y Perú, está variedad genera los precios más altos y generalmente se usan para café tostado. Sin embargo "Cuando el café tostado se transporta a largas distancias, se pierde el sabor", dice Liu. "Así que el café ya no es tan popular entre los consumidores en la mayoría de los países occidentales.

5. Competir con marcas ya establecidas requeriría mucho capital y conocimiento de los mercados y sus economías, y los productores de los países más pobres no tienen el dinero, ni la experiencia para las principales actividades de marketing o para construir sus propias marcas", afirma.

6. El café tostado pierde sabor si se trasporta a larga distancia, según Wan-Hsin Liu, del IWF Suiza, gran exportador de café tostado sin granos propios.

7. "El café en cápsulas también juega un papel importante", dice Liu, investigadora de IfW. "Las empresas suizas han creado nuevas formas de consumir café y su marketing lo ha vinculado a un estilo de vida moderno", y para esto también se requiere grandes capitales.

8. Para los caficultores, por otro lado, el negocio del grano sigue siendo difícil. El ICO habla de "exceso de oferta, precios bajos, bajos ingresos y baja productividad". Además, los agricultores no pueden simplemente plantar otras cosas cuando bajan los precios, porque dependen de sus cafetales y plantas.

9. La mayoría de los agricultores solo tienen que modernizar sus métodos de cultivo para lograr mayores rendimientos y mejor calidad.

10. Las normas aduaneras de la UE también respaldan el statu quo. Los granos de café crudo de países en desarrollo y emergentes se pueden importar libres de impuestos. Para los productos con un mayor valor añadido, como el café tostado, hay aranceles aduaneros de casi el diez por ciento.


Cómo podemos ver, se requiere alta dosis de creatividad e innovación para diseñar nuevos productos con valores agregados, que permitan ser comercializados a mejores precios. Por otro lado se requieren grandes capitales para el tostado, Empaque, transporte, distribución, marketing y competencia, de los productos. Pero por el otro lado, se necesita producir el café para que todo lo demás funcione.


Lo anterior me lleva a pensar en algunas alternativas que mejoren las ganancias de los países productores.


1. Una mayor decisión de los Países productores en la búsqueda de valores agregados más cercanos al cultivo y menos costoso de implementar.

2. Alianzas entre productores y comercializadores para hacer del proceso algo más eficiente y rentable, y así balancear el reparto de las utilidades.

3. Incrementar la aplicación de la tecnología y la ciencia en los cultivos para volverlos más rentables. (DW)


Es importante tener en cuenta que por lo general el valor agregado es el que mejora los precios de un producto y con ello el margen de utilidad de los mismos.


#Artículos