top of page

ARTÍCULOS

  • Foto del escritorFernando Hernández Q.

De la idea a la acción: Una forma sencilla de tener éxito


Emprender es la acción más arriesgada y beneficiosa que puede realizar el ser humano. Arriesgada, debido a que el éxito no está asegurado y requiere una incansable labor para llevarla acabo. Beneficiosa, ya que de lograr implementarla, el éxito empresarial te llevará a las nubes. No solo en lo económico, también en la autoestima y reconocimiento.


Convertirse en emprendedor no es fácil. Conseguir el éxito nunca lo es, más aún en un mundo donde tener éxito empresarial, dar empleo, pagar impuestas, crear riqueza, favorecer a otros, está estigmatizado y atacado por corrientes políticas progresistas que consideran al estado como único generador y dueño de la riqueza. Por todo esto, es que es tan difícil ser empresario, pero a su vez si se logra, es el doble de satisfactorio.


¿Cómo me convierto en un empresario? Puede ser tan complejo o sencillo hacerlo. Es cuestión de organización, constancia y llevar a cabo unos sencillos pasos. Miremos cuáles son:

  1. Necesitas una buena idea: Un buen negocio corresponde a una buena idea y está necesariamente resuelve un problema, una necesidad o crea un nuevo mercado.

    1. ¿Mi idea satisface una necesidad, resuelve un problema o crea un nuevo mercado? Si la respuesta es sí, posees un atractivo semáforo verde. Si la respuesta es no, seguramente requieres otra idea.

    2. ¿Tu idea se diferencia suficientemente de los negocios existentes?. Que tu idea sea original y única, sin competencia, sería lo ideal, pero no siempre es así y esto no quiere decir que no funcione. Aun si no se diferencia, cabe preguntar, como la diferencias y si así podría tener éxito. ¿Cuál es tu propuesta de valor única?, ¿Qué hace que tu idea se destaque de la competencia? Debes tener algo especial que te diferencie.

    3. ¿Cuál es tu público objetivo? A quién va dirigido tu producto o servicio y si realmente existe un mercado para ello.

    4. ¿Es viable desde el punto de vista financiero? Necesitas evaluar si es posible generar ingresos suficientes para mantener y hacer crecer el negocio.

    5. ¿Cuál es la competencia? Es importante analizar quiénes son tus competidores y cómo puedes destacarte en un mercado ya existente.

  2. ¿Yo soy un emprendedor? No todos somos emprendedores, se requieren ciertas características y habilidades especiales para serlo, no tenerlas son un impedimento muy importante para lograr implementar y tener éxito con una idea de negocios. Sin embargo, existe un camino para lograrlo, si no las tienes compénsalas con socios, aliados estratégicos, incluso empleados. Estas son algunas de las más importantes a tener en cuenta:

    1. Pasión y motivación: Un emprendedor debe estar apasionado por su negocio y tener la motivación necesaria para superar los desafíos que se presenten en el camino.

    2. Creatividad e innovación: Ser capaz de pensar de manera creativa y encontrar soluciones innovadoras es crucial para diferenciarse en un mercado competitivo.

    3. Resiliencia: Los emprendedores enfrentarán contratiempos y fracasos en su camino, por lo que es importante tener la capacidad de recuperarse, aprender de los errores y seguir adelante.

    4. Visión a largo plazo: Tener una visión clara del futuro y establecer metas a largo plazo es fundamental para guiar las acciones y decisiones de un emprendedor.

    5. Capacidad de toma de decisiones: Los emprendedores deben estar preparados para tomar decisiones difíciles y rápidas, evaluando los riesgos y beneficios de cada situación.

    6. Habilidades de comunicación: Saber comunicarse de manera efectiva con empleados, socios, clientes y otros stakeholders es esencial para el éxito de un emprendedor y su negocio.

  3. Realiza un estudio de mercado: Realizar un estudio de mercado es fundamental y para que este sea válido y nos de información relevante y suficiente, que nos permita tomar decisiones. Estos son algunos temas importantes que debes contemplar:

    1. Tamaño del mercado, tendencias, crecimiento, segmentación, dinámicas competitivas, entre otros.

    2. Perfil del cliente: Identificar y comprender a tu público objetivo, sus necesidades, preferencias, comportamientos de compra y características demográficas.

    3. Competencia: Analizar a tus competidores directos e indirectos, sus fortalezas, debilidades, estrategias de marketing y posicionamiento en el mercado.

    4. Precio y posicionamiento: Establecer precios competitivos y determinar dónde se situará tu producto o servicio en relación con la competencia.

    5. Canales de distribución: Evaluar los diferentes canales a través de los cuales llegarás a tus clientes y cómo optimizar la distribución de tus productos o servicios.

    6. Estrategias de marketing: Definir cómo promocionarás y comercializarás tu oferta, incluyendo publicidad, relaciones públicas, redes sociales, entre otros.

    7. Estudio de viabilidad: Evaluar la viabilidad financiera de tu proyecto, incluyendo costos, ingresos proyectados, retorno de la inversión, entre otros aspectos financieros.

    8. Regulaciones y aspectos legales: Asegurarte de cumplir con las regulaciones y requisitos legales pertinentes en tu sector.

  4. Estructura un plan de negocios: Si has superado los tres puntos iniciales, con tranquilidad te puedes dedicar a estructurar un plan de negocios completo y efectivo, para lo cual es importante considerar varios elementos clave. Veamos algunas pautas sobre que debes tener en cuenta:

    1. Resumen ejecutivo: Es la introducción de tu plan de negocios que resume los puntos clave de tu empresa, tu propuesta de valor única y tus objetivos comerciales.

    2. Descripción de la empresa: Detalla la historia de tu empresa, tu visión, misión, valores y la estructura legal de tu negocio.

    3. Análisis del mercado: Incluye un estudio detallado del mercado en el que operarás, el tamaño del mercado, competidores, tendencias, segmentación, y oportunidades identificadas.

    4. Estrategia y modelo de negocio: Explica cómo planeas abordar el mercado, tu propuesta de valor, canales de distribución, relaciones con clientes, fuentes de ingresos y estructura de costos.

    5. Productos o servicios: Describe en detalle los productos o servicios que ofrecerás, sus características, beneficios, ventajas competitivas y ciclo de vida.

    6. Plan de marketing: Detalla tu estrategia de marketing y ventas, incluyendo segmentación de mercado, posicionamiento, estrategias promocionales y de precios, así como distribución.

    7. Plan operativo: Describe cómo llevarás a cabo las actividades diarias de tu negocio, incluyendo la producción, distribución, logística y cualquier otro proceso operativo relevante.

    8. Equipo de gestión: Presenta las capacidades y la experiencia del equipo directivo clave de tu empresa, así como las responsabilidades de cada miembro.

    9. Análisis financiero: Incluye proyecciones financieras detalladas, como estados financieros, flujo de caja, balances y análisis de sensibilidad.

    10. Al estructurar tu plan de negocios considerando estos elementos, tendrás una guía integral para desarrollar y hacer crecer tu empresa de manera estratégica y eficiente.

  5. Implementa el plan: Una vez que has elaborado un sólido plan de negocios, es crucial seguir algunos pasos clave para implementarlo de manera efectiva. Aquí te dejo algunas recomendaciones sobre lo que debes tener en cuenta al llevar a cabo la implementación de tu plan de negocios:

    1. Establecer metas claras y medibles: Define objetivos específicos y cuantificables que te permitan evaluar el progreso y el éxito de la implementación de tu plan.

    2. Asignar responsabilidades: Designa roles y responsabilidades claras a los miembros de tu equipo para garantizar que cada uno sepa qué se espera de ellos y cuál es su contribución al plan.

    3. Mantener la comunicación: Comunica de manera efectiva el plan de negocios y los objetivos a todo el equipo para asegurarte de que todos estén alineados y trabajen hacia un objetivo común.

    4. Establecer un cronograma: Crea un calendario detallado que defina los plazos para cada etapa de implementación, para mantener el proyecto en marcha y cumplir con los plazos establecidos.

    5. Asignar recursos adecuados: Asegúrate de contar con los recursos necesarios, ya sean financieros, humanos o materiales, para llevar a cabo con éxito la implementación de tu plan de negocios.

    6. Monitorear y medir el progreso: Haz un seguimiento constante de los indicadores clave de rendimiento (KPIs) para evaluar el progreso y realizar ajustes oportunos si es necesario.

    7. Adaptarse a cambios: Estate preparado para ajustar tu plan si surgen imprevistos o si el entorno comercial cambia. La flexibilidad es clave para el éxito a largo plazo.

    8. Solicitar retroalimentación: Asegúrate de recopilar comentarios, tanto internos como externos, para identificar áreas de mejora y realizar ajustes en tu plan de negocios según sea necesario.

    9. Al implementar tu plan de negocios de manera metódica y cuidadosa, aumentarás considerablemente las posibilidades de éxito de tu empresa y te acercarás a alcanzar tus objetivos comerciales de manera efectiva.


Anímate, el éxito te espera: Una idea, acción, una metodología y esfuerzo, es la fórmula.



Comments


bottom of page