top of page

ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

Un método simple para conseguir metas


Si te propones metas en la vida, algo que deberíamos hacer periódicamente para avanzar y progresar, es importante preguntarnos como aseguramos que las vamos a cumplir. Esto debido a que muchas de esas metas, se quedan en el camino sin realizarse. Te sorprendería saber que más del 80% de las metas que las personas se proponen, nunca se llegan a cumplir. De hecho, esto es la misma causa por lo cual, aquellas que si las cumplen, progresan y se destacan entre los demás.


Por ejemplo; hace solo 5 días iniciamos un nuevo año y con el seguramente nos planteamos realizar algunas metas como, iniciar nuestro propio negocio, buscar un nuevo empleo, realizar una maestría, conocerme interiormente, buscar mis verdaderas pasiones de vida, leer más, etc. Es bueno preguntarte, cuantas de las que te propusiste en el 2022 se cumplieron. ¿Te asombra el resultado? Si lograste un porcentaje superior al 50% felicitaciones, estas dentro del 20% de la población que obtienen logros. Pero si no es así, perteneces al 80% que no avanza.


Entonces es importante preguntarte porque no logras las metas que te propones. Si analizas esas metas, muy probablemente la falla no está en las metas propuestas, pues por lo general son metas posibles de conseguir, con algo de decisión y disciplina. De ser así, el problema debe estar en la forma o método que realizas para cumplirlas. ¿Tienes alguno? El no tenerlo, te puede llevar a perderte en el camino, desestimularte, pues no se trata de esperar al fin del año, para ver los resultados. Un método te de ayuda a ver y controlar resultados parciales (semanales, mensuales, trimestrales), a mantenerte entusiasta, a ajustar las metas en el camino, etc. Por lo anterior te sugiero un método de tres pasos simples, aplicables a cualquier meta, para poder incrementar tu porcentaje de logros.

1. Definición: Cuando determinamos una meta, debemos tener en cuenta los siguientes temas que nos permiten determinarla claramente, para que la posibilidad de logro sea alta:

  1. ¿Esta claramente definida la meta?

  2. ¿Es medible su resultado?

  3. ¿Es razonable lo que plantea para conseguir cumplirla?

  4. ¿Que recursos poseo y cuales me faltan (económicos, de tiempo, emocionales, físicos, etc.)

2. Planificación: Una vez tengas claramente definida tu meta, es el momento de planear las actividades necesarias para poder cumplirla. Es decir los pasos a seguir para su ejecución:

  1. Actividades y tiempo: Define que actividades desarrollaras y en qué términos de tiempo las ejecutaras. Si defines fracciones de tiempo de un mes para realizar acciones, determina cuales debes ejecutar en cada mes, durante los próximos 12 meses. Dentro de cada mes deberás tener claro los tiempos diarios de dedicación a tu meta. Las actividades diarias, semanales, etc. a realizar.

  2. Recursos: Teniendo claro los recursos requeridos y disponibles, planifica como los utilizaras en el tiempo, acorde a las actividades planteadas. Realiza presupuestos con base en periodos de tiempo y ejecútalos, esto te servirá para poder conocer la disponibilidad de recursos.

3. Seguimiento: De nada sirve tener planes y plantear estrategias, sino podemos medir sus resultados parciales y finales. Es por esto importante que en cada fase de tiempo (mensual, trimensual, anual), podamos realizar una evaluación de los resultados y acorde a ella, los ajustes requeridos para poder seguir en el camino correcto. Incluso poder medir los resultados, te permite en caso de no lograr el objetivo, determinar que tan cerca estuviste de hacerlo y con esta información poder replantear el horizonte.


Lo anterior te motiva, pues vez que obtienes resultados en el tiempo y esto te llena de positivismo para poder continuar. Como vez, no se requiere métodos sofisticados para poder mejorar nuestros resultados. Lo simple en muchos casos es suficiente.


#Artículos

bottom of page