ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

China y su camino al liderazgo mundial (Parte 2)


Segunda Parte: Los próximos 40 años


En nuestro artículo anterior, vimos como en estos últimos 40 años para China, fueron años de grandes reformas políticas, Económicas, y Sociales, que incluso mezclaron con sus ideas socialistas, algunas capitalistas, poniéndole acento chino, con el objeto de ser un participante más activo en la comunidad internacional; pero a su vez inyectarle mayor dinamismo a su economía para apuntalar su desarrollo y lograr con esto un mejor bienestar para su pueblo. Es decir, tomaron aquello que consideraron bueno de las ideas capitalistas y lo pusieron en práctica. Así llegamos a la reunión de este año del congreso del partido comunista chino, el cual se usó como plataforma para consolidar el poder en tercer periodo de Xi Jinping y proyectar al país para sus próximos 40 años.


Congreso PCC 2022: Se inicio el domingo 16 de octubre, la gran cita quinquenal y con ello el vigésimo congreso, del organismo más poderosos que controla China, el partido comunista (PCC). En esta ocasión de reunieron aproximadamente 2.300 delegados, los cuales son elegidos y a su vez representan diferentes asambleas regionales previas, del partido. Estos delegados se congregaron a puerta cerrada después de la inauguración, teniendo entre otras actividades, la renovación de las poderosas comisiones del partido, como son:

  • Comisión Militar Central de 11 miembros y que controla las FFMM chinas. Presidida por Xi Jinping

  • Comisión Central de Control disciplinario, que persigue a los funcionarios corruptos.

  • Comité Permanente del Buró Político, de 7 miembros, incluido el secretario del partido (Xi Jinping), es el máximo poder del partido y por ende del país.

La costumbre política, para evitar problemas a nivel del congreso del partido, es que los temas principales, así como la nueva composición de las comisiones, sean acordadas previamente entre las diferentes facciones del poder. Una vez terminado el congreso, se dan a conocer los miembros de las diferentes comisiones. En este vigésimo congreso, el presidente Xi Jinping, aspira a un tercer e inedito mandato. Como líder político de los últimos 10 años, ha construido un fuerte culto a su personalidad, transformando según expertos al PCC de una dirección colectiva a una autocracia. Xi es, al mismo tiempo, secretario del PCC, jefe de estado y presidente de la Comisión Militar Central de China.


Aunque el gobierno chino muestra hacia el exterior, una infranqueable unidad de sus miembros, los comentarios de expertos políticos mencionan que la política interna ha estado marcada por luchas entre facciones que buscan ganar influencia. En la actualidad según los conocedores, a muchos no les gusta hacia donde se dirige en partido y con esto el país, durante el mandato del actual presidente.


Xi Jinping, basa su pensamiento político, en 3 premisas básicas:

  • El objetivo central del desarrollo es en función de mejorar el nivel de vida y el bienestar de los ciudadanos.

  • Respetar la naturaleza con políticas de ahorro energético y protección del medio ambiente, contribuyendo con la seguridad ecológica global.

  • Perseguir un enfoque global para la seguridad nacional.

Con este pensamiento es que ha logrado estar en el cargo durante dos periodos presidenciales y aspira al tercero. Ahora bien en su discurso en la apertura del congreso del PCC, defendió y propuso los siguientes puntos clave:


1. China unificada: Considera que la unificación de china será una realidad. Por una parte, se refirió a Hong Kong, manifestando que Pekín había implantado el control en ese territorio, superando un caos imperante y llevándola a la gobernabilidad. La realidad es que en Pekín se impuso una amplia ley de seguridad nacional en su territorio, mientras un gran número de manifestantes pedía democracia en 2019.


Por otro lado y en referencia Taiwán manifestó que apoyaría una cooperación económica con la isla, y que genuinamente trataría de integrarla pacíficamente, pero que nunca renunciaría al uso de la fuerza como opción. Guantes de seda en manos de plomo. Justifico la demolición de muchas mezquitas en las provincias de Ningxia y Xinijang, al norte de país, donde habita una población mayormente musulmana, manifestó que las religiones en todo el territorio deben ser de orientación china.


2. La política cero Covid: Considerada como una guerra popular para detener la propagación del virus, afirmo que esta política ha salvado vidas, aunque acepto que ha sido a un alto sacrificio social y económico para la población.


3. La limpieza del partido y más militarización: Acorde a su promesa de campaña de su primer periodo presidencial en el 2012. El cual implicaba una guerra abierta en contra de esos funcionarios corruptos, no importando si fuesen de alto o bajo nivel. Realizo, previo al congreso, una última gran purga contra estos funcionarios. En el presente año y como campaña para su reelección, cerca de 1.100 funcionarios fueron sancionados, entre los cuales se encontraban el ex viceministro de salud pública Sun Lijun y el ex ministro de justicia Fu Zhenghua, los cuales pasaran con muchos otros, el resto de su vida en la cárcel.


Desde que Xi asumió la presidencia, más de 1.5 millones de funcionarios han sido castigados, lo cual le ha servido a china para mejorar su percepción de corrupción de transparencia internacional. Sin embargo sus contradictores políticos, han tildado al presidente, de que esta ha sido más una campaña política que le ha servido para eliminar enemigos.


Adicionalmente, afirmo que el objetivo del PCC, es el de “construir un ejército fuerte en la nueva era”. Mejorar su tecnología, armamento, y capacidad estratégica. Modernizarlo para que pueda ampliamente proteger mejor la soberanía nacional, la seguridad y los intereses de desarrollo del país. Alineando los intereses de las FFMM con los del PCC.


4. El medio ambiente y cambio climático: La estrategia es impulsar las industrias bajas en carbono y promover un estilo de vida acorde, intensificando el control de la contaminación. Fue muy claro en afirmar que “La energía a carbón no se eliminara gradualmente, hasta que las nuevas fuentes de energía estén en su lugar. “Estamos construyendo lo nuevo antes de descartar lo viejo” manifestó. Recordemos el compromiso chino, en su último plan quinquenal, de ser un país que pretende alcanzar la neutralidad de carbono, en el año 2060.


China promete cambios ambientales, pero es claro que se toma el tiempo necesario para realizarlos, sin afectar sus avances en la economía. Otros países deberían observar estos comportamientos para evitar problemas en sus propias economías.


Plan quinquenal (2021-2026): En los próximos 5 años, según lo planteado en su reunión de planeación del quinquenio, realizada el año pasado, denominada Lianghui, se determinó que el país estará centrado en el desarrollo con crecimiento sostenible y lograr obtener un liderazgo basado en innovación.


Para lo anterior, se determinó alejarse de la medición anual occidental del producto interno bruto (PIB), y se acordó una nueva metodología con toque chino, llamada “Objetivos indicativos de crecimiento económico”, el cual será adaptado a las realidades económicas del país. El plan a desarrollarse en los próximos 5 años, propone incrementar la autosuficiencia en ciencia y tecnología, dada la visión de desarrollo del país y las tensiones comerciales existentes con USA y otros países accidentales. Lo anterior implica reducir la distancia entre academia y empresas, para que hablen el mismo idioma y potencien así la innovación, además del apoyo al crecimiento económico al invertir en ciencia básica.


La “moderna china” está concebida dentro de un matrimonio indisolubles con la tecnología. Aplicable tanto a la Industria como a los servicios. Referente a su compromiso con la sostenible, el país sigue en la construcción de plantas de carbón. Se anuncio si, un uso limpio y eficiente de este. Lo anterior, utilizando la tecnología desarrollada para reducir el sulfuro y las partículas generantes de polución.


Sin embargo, el futuro de china no está plagado solo de planes a realizar, también de crisis a conjugar. El sector inmobiliario chino ha jugado un muy importante papel como polo de desarrollo, pues representa la no despreciable suma del 30% del total de la economía. Sin embargo, en el 2021, se evidencio una potencial crisis del sector, cuando una de las principales constructoras del país, perteneciente a su vez a un muy grande grupo económico (EVERGRANDE), entro en iliquidez y problemas de cumplimiento en el pago de sus obligaciones financieras que sumaban $300.000 millones de dólares. Esto fue el punto de arranque de una crisis del sector, el cual ha presentado disminución en sus ventas y caída de precios. Lo anterior, acompañado de la crisis energética mundial, y las tensiones comerciales y políticas, además de la invasión rusa a Ucrania, están ralentizando la economía china.


Esto conlleva a preocupaciones sobre el sector financiero, que también ha presentado problemas desde el 2021, cuando 4 bancos detuvieron sus pagos a los ahorristas, y aunque el gobierno intervino para solventar esta situación, es claro que un plan de salvamento, al sector financiero, si se presenta una crisis, por su gran tamaño sería muy difícil para el gobierno central.


Como podemos ver, aunque el nuevo líder del país Xi Jinping ha logrado retener todo el poder y ha extendido su permanencia por otro periodo presidencial, lo que viene no será nada fácil para china, ni para el mundo. Como dijo Xi en uno de sus discursos ante el congreso del PCC: “China no puede desarrollarse sin el mundo y el mundo también necesita a China”. Este matrimonio dará mucho de qué hablar en los próximos 40 años y más.


Referencias:

- Beijing Review

- China Daily


#Artículos