ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

Blockbuster: Cuando dijo no, a la mejor oferta de su historia


Blockbuster, fue para mi gusto, la mejor cadena de tiendas de renta de películas en DVD, no solo en Estados Unidos, también en muchos países del mundo, incluida Latinoamerica. Entrar en sus tiendas era toda una experiencia sensorial. Eso era ingresar a otro mundo donde encontrabas películas, series, documentales, música, etc. Para todos los públicos, edades, idiomas.


Mi generación se deleitó con esa fabulosa oferta de material fílmico y musical, entregado acorde a la tecnología existente, de poder verlo en DVD, que requerían de equipos de reproducción como betaMax, DVD players, Digital Disk player, etc. Pero la tecnología cambió y un nuevo mundo conocido como streaming llegó.


La historia fue muy curiosa y a su vez implacable con sus protagonistas. Por los años 2000, un cliente de Blockbuster, recibió una multa de US$40 dólares por regresar tarde una película que rentó. En esa época se imponía una multa económica a aquellos que no regresaban las películas a tiempo. En parte para subsanar la pérdida en que incurría la tienda por no poderla arrendar a otro cliente, aún teniendo varias copias de la misma película. Un cliente llamado Reed Hastings, desconocido en ese momento, se molestó por lo que considero una multa muy costosa y se negó a pagarla. A partir de ese momento se propuso crear una compañía que no penalizara a sus clientes por eso.


Así fue como se creó una pequeña empresa, con un modelo de negocios muy distinto a Blockbuster, basado principalmente en un pago por suscripción, que le otorgaba a sus usuarios la utilización ilimitada de películas y series. Se podía hacer el pedido desde casa, y lo que molesto a Reed Hastings se eliminó (no se penalizaban los retrasos en la devolución de los DVD). A esa pequeña compañía se le bautizó “Netflix”.


En ese mismo año, Reed Hastings, convencido en que si Netflix y Bockbuster dejaran de ser rivales, y crearan una alianza estratégica, podrían fortalecer ese mercado. Tan pronto su pequeña “Netflix” despegó, buscó a John Antioco, en ese momento CEO de Blockbuster, para proponerle una alianza estratégica y establecer un nuevo modelo de negocio, consistente en alquiler de videos no presenciales, lo cual requería el apoyo de Blockbuster, con su nombre y alto número de tiendas. Antioco, en una mezcla entre soberbia, incredulidad y algo de falta de olfato para los negocios, rechazó la propuesta.


Posteriormente, Netfix le propuso a Blockbuster que la comprara por un valor de US$50 millones. El proyecto visionario de Netflix era ofrecer su servicio de alquiler de DVD’s vía correo electrónico, y el servicio de streaming. La oferta no fue del interés para Blockbuster, que pensaron incluso que era una broma. Blockbuster nunca pensó que la oferta representaba un valor agregado a su modelo de negocio, por lo cual optaron por continuar como estaban, aún teniendo la capacidad de hacer la Compra.


Hoy, Netflix está valorizada en $104.67 billones de dólares (aún con todos los desafíos que enfrenta) y Blockbuster ya no existe en el mercado desde el año 2013.


Descifrar la tendencia de los mercados es fundamental para el futuro de las empresas.


#Artículos