ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

¿A que tienes miedo?


El veneno utilizado por algunos animales, inicia su efecto paralizando su víctima. Es un medio de defensa que permite protección a quien lo usa y a su vez le brinda la posibilidad de un ataque posterior, por lo general letal. Intimidante ¿verdad?


El ser humano posee internamente un veneno con similares características, pero con una circunstancia sorprendente. Y es que también lo utiliza en contra de sí mismo.


Me refiero al veneno conocido popularmente como “Miedo”. Es un veneno que paraliza a su víctima, con consecuencias letales, pues lo priva de por vida de poder avanzar y desarrollarse.


Muchos libros se han escrito sobre este tema, y sin embargo sigue siendo desconocido, bien por falta de conocimiento o de conciencia, pues enfrentarlo causa lo mismo que lo caracteriza: “miedo”, por lo cual afecta a un porcentaje muy alto de la población, llevándola a altos niveles de conformismo y por ende subdesarrollo tanto económico, social e intelectual. De hecho si nos hacemos la pregunta: ¿Qué serías capaz de hacer si no tuvieras “miedo”? La respuesta nos llevaría a escenarios, soñados pero nunca vividos. Ese es el precio que se paga por sufrirlo.


Cuando Steve Jobs mencionaba: “Tu tiempo es limitado, no lo malgastes viviendo la vida de otros”, también se refería a vivir esa vida de aquel que por “miedo” no vivía la vida que le dictaban sus deseos y sus pasiones, sino aquella conformista y tranquila.


Charles Darwin también lo mencionaba cuando afirmaba: “No es la especie más fuerte la que prospera, ni la más inteligente, sino la que se adapta mejor al cambio” y esto es porque la palabra denominada “cambio” es un antónimo de la palabra denominada “miedo”, pues el miedo no permite practicar el cambio, es por eso que el alto porcentaje de la raza humana que tiene miedo, vive una vida sin pasión, y por lo tanto, triste y opaca.


Martin Luther King Jr. pregonaba que: “El mundo necesita personas que amen lo que hacen” siendo esto la clave de la felicidad y el éxito. Sin embargo y aún siendo lo que la mayoría busca, no lo obtienen por el “miedo” a arriesgarse a conseguirlo.


Un proverbio Chino menciona que: “El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero solo el necio se queda sentado sobre el” muy disiente esta expresión de sabiduría, pues preferimos por “miedo” permanecer sentados en el sitio equivocado a arriesgarnos a buscar uno mejor para hacerlo.


Todo esto nos lleva a la práctica de un proverbio árabe que dice: “Quien quiere, encontrará un medio, quien no, una excusa” y eso es lo que hacemos, buscamos por “miedo” excusas para no salirnos de nuestro sitio de confort y atrevernos convertir en realidad nuestros sueños.


Esa es la diferencia entre quienes se atreven y quienes no lo hacen. Por eso los empresarios logran después de grandes esfuerzos y privaciones, cristalizar sus sueños de tener una empresa, dar empleo, crear riqueza y sentir el orgullo de vivir una vida con pasión. No es que no tuvieran “miedo”, si no que su decisión les permitió que sus sueños fueran más grandes que sus “miedos” y por eso lograron tener éxito.


Anímate, enfrenta ese “miedo”, derrótalo, lo encuentra tu pasión de vida y atrévete. La recompensa por hacerlo es mucho más grande y satisfactoria de lo que crees.


#Artículos