ARTÍCULOS

  • Fernando Hernández Q.

5 claves que hacen falta en muchos de nuestros líderes


Dale Carnegie en su libro “Como ganar amigos e influir sobre las personas”, mencionaba 5 características importantes y necesarias, pero que lamentablemente vemos, hacen falta en muchos de los lideres de estas épocas, que por ello mismo podríamos decir que no son realmente lideres, pero que la misma sociedad los ha colocado en pedestales inmerecidos y es por eso que el mundo está en uno de sus periodos más inciertos.


Veamos cada una:


  1. Se sincero. No prometas nada que no puedas cumplir. Olvídate de los beneficios propios y concéntrate en los de la otra persona. La sinceridad es una virtud o un valor muy escaso en nuestros días. Vemos con que facilidad nuestros lideres políticos, sobre todo, pero no en exclusividad, mienten; prometen cosas que no saben si son de posible realización, o aún peor, saben de antemano que no van a cumplir. Tienen claro lo que van a ganar y poco les interesa lo que sus semejantes logren obtener.

  2. Detecta con exactitud que es lo que quieres que haga la otra persona. Su falta de capacitación e improvisación, los lleva a dar instrucciones imprecisas y no claras. El solo hecho de aspirar a un cargo para el cual no está preparado, ya es una falla que denota su falta de honestidad.

  3. Se empático. Pregúntate que es lo que verdaderamente quiere la otra persona. Cuando confundimos empatía con idolatría, comienzan los problemas. La sola falta de interés en nuestros semejantes, nos impide ser verdaderos lideres, pues el logro de las más altas metas, no tiene sentido si estas no colaboran o aportan a las necesidades o intereses de quienes ayudaron a su logro.

  4. Considera los beneficios que recibirá el otro por hacer lo que tu sugieres y logra que esos beneficios coincidan con sus deseos. El profesionalismo nos exige pensar en los demás. Conocer sus necesidades, expectativas y deseos, así es que podemos diseñar una retribución que realmente impacte, ayude y de satisfacción a nuestros semejantes. Si lo logramos creamos motivación y realización, sino obtenemos frustración y bajo rendimiento.

  5. Al pedirle algo a la otra persona, hazlo de tal forma que destaques y dejes claro el o los beneficios que obtendrá. Aunque el verdadero líder debe ganarse la colaboración y ayuda de sus semejantes, no por lo que les ofrezca, sino por la motivación de un logro conjunto superior, que los motive como personas. No está por demás mostrarles que el beneficio no es solo de logro, también lo es de compensación.

Como vemos el concepto de liderazgo en nuestros días y en relación con los años en los cuales Dale Carnegie escribió su libro (1936), ha cambiado sustancialmente. Del liderazgo basado en pensar en nuestros semejantes y lograr verdaderas relaciones interpersonales, pasamos al liderazgo centrado en quien lidera y basado en relaciones interpersonales interesadas. Esa forma egocéntrica de pensamiento, está llevando al mundo a correr riesgos innecesarios que cada día afectan más la convivencia.


#Artículos